14/05/2013

VIÑA

INTERVENCIONES A LA SALIDA DEL INVIERNO

En los últimos dos decenios, la viticultura en todas las D.O. españolas ha experimentado una serie de cambios, ocasionados por una clara orientación hacia la producción de vinos de calidad, que se ha producido a partir de una reorganización del sector productivo.

Figura 1

Esto ha supuesto una reestructuración progresiva del viñedo que se ha basado en gran medida el arranque de viejos viñedos marcados por una baja y aleatoria selección varietal autóctona, y se ha ido hacia plantaciones monovarietales (tanto autóctonas como foráneas), dependiendo de cada D.O., mucho más racionales, al tiempo que se han implementado diversas labores mecanizadas durante la campaña (despuntes, poda en verde y vendimias), gracias a la implantación de sistemas de conducción aptos para estas labores (emparrados).

Esa nueva situación ha traído consigo un rejuvenecimiento amplio del viñedo en la  mayoría de las zonas en muy poco espacio de tiempo. Y para lograr esto se ha forzado hasta límites nunca conocidos la producción de cada cepa, pasando de la técnica tradicional de plantar el patrón y posteriormente realizar el injerto en campo, a la actual de realizar directamente la plantación con planta ya injertada. Esto también se ha visto forzado por los plazos para poder acceder a las diferentes subvenciones por arranque y nuevas plantaciones.

Todo eso se ha producido además en momentos de buena rentabilidad para el cultivo, con el consiguiente incremento tanto en calidad como en cantidad de nuestros caldos.

Pero todos los mercados tienen sus movimientos pendulares, y el momento del sector ha ido cambiando en estos últimos años, encontrándonos ahora en una situación en la que los precios de la uva han bajado considerablemente. Además, estamos asistiendo Figuras 2,3 i 4también a una reducción drástica en cuanto a la vida  productiva media de las cepas, lo que provoca reposiciones continuas en los viñedos que difícilmente van a poder alcanzar a sus compañeras. Una circunstancia que se está produciendo por diferentes motivos, que en otros foros y discusiones ya se están tratando y que en este trabajo no se van a analizar.

Nuestro objetivo ahora es trasladar a viticultores y técnicos la necesidad de realizar diferentes acciones que, llevadas a cabo de manera profiláctica, nos puedan augurar una vida más larga para nuestros viñedos y la posibilidad de mantener la idea de nuestros abuelos, en cuanto a la calidad de las cepas viejas, que en la situación actual se está perdiendo, no porque se ponga en cuestión la idea en sí misma, sino por el grave decaimiento que sufren nuestros viñedos en muy poco tiempo y que hace impensable alcanzar esos periodos tan largos de vida productiva.Figura 5 i 6

En ese sentido, realizando intervenciones en los estados fenológicos iniciales de A-E, tendremos a raya a una serie de plagas y enfermedades que de otra forma se haría sumamente complicado y costoso de controlar a lo largo de la campaña, como son:

• Acariosis/Erinosis (Figura 1)

Son ambas afecciones producidas por dos ácaros eriófidos diferentes, la erinosis por Xylotrechus arv/cola (tornillo, taladro) Colomerus vitis y Eriophyes vitis y la  cariosis por Calepitrimerus vitis, siendo este segundo agente el queFigura 7 produce daños más severos en la viña, provocando una brotación más raquítica, con el consiguiente debilitamiento de la cepa.

En el caso de los primeros, erinosis, salvo en el caso de poblaciones elevadas que nos Figura 8comprometan la buena evolución de las yemas, los ataques de estas no pasan de ser abultamientos en hoja prácticamente estéticos. Los síntomas de la acariosis pueden observarse en la Figura 2 y los síntomas de la erinosis en la Figura 3.

  • · Othiorrinchus (Gorgojo de las yemas), que roe las yemas de las cepas hasta destruirlas. Figuras 4 y 5
  • · Cochinillas (Figura 6). Provocan un debilitamiento general de la planta y  complicaciones en la vendimia, al producir melazas que provocan pudriciones.
  • · Xylotrechus arvícola (Tornillo, Taladro). Figura 7.

• Phomopsis vitícola (Excoriosis). Figura 8. Aprovecha las lesiones de la yesca. Destruye los vasos, con lo que finalmente produce la muerte de la planta.

ACTUACIONES RECOMENDADAS PARA SU CONTROL

En la figura 9 se recogen diversas recomendaciones para realizar los tratamientos preventivos iniciales frente a las plagas y enfermedades citadas. Además de estos, como medidas culturales se hace imprescindible la retirada del campo de la leña de poda, con lo cual restamos inóculo de enfermedades y puestas/larvas de  insectos y ácaros. También debemos realizar tratamientos cicatrizantesFigura 9 después de las labores de poda en verde y cosecha mecánica, evitando la penetración de esporas de enfermedades con un cobre de alta persistencia, como NORDOX 75 WG, a la dosis de 150 a 200 gr/HI.

Comments are closed.