Factores económicos.

Sembradora directa discos mecánica 3m

Palas convencionales

Una vez terminada la cosecha, recogida la paja y unos días de merecido reposo después de la frenética actividad que supone el cosechar, es hora de volver a empezar el ciclo., laboreo, siembra, tratamientos, varios, abonado y esperar que el clima sea clemente.

Es en este momento en el que el agricultor debe hacerse unas cuantas preguntas, reflexionar detenidamente y tomar una senda u otra.

En la actualidad existen dos grandes corrientes a la hora de encarar esta época del año, ¿siembra directa o convencional?, ¿remover el suelo o respetar el trabajo hecho por la planta durante el último año?

Si observamos alrededor nuestro, es fácil observar que la naturaleza no hay ninguna planta que necesite un suelo removido para germinar y desarrollarse y hay muchas plantas de ciclos anuales como el cereal. No es menos cierto que en la naturaleza no hay espacios donde la vegetación desaparezca por completo para volver a germinar al poco tiempo de manera natural.

Además de las consideraciones más técnicas y naturales que requieren una amplia consideración y discusión y con lo que llenaríamos páginas y más páginas, están las consideraciones económicas.

El precio de los combustibles es cada vez más alto y parece que la tendencia no va a cambiar, al menos a corto plazo. Si a este factor, añadimos el que los tractores cada vez son más grandes y con mayor potencia, a la vez que los aperos que arrastran también crecen en tamaño y en requerimiento de potencia, tenemos una combinación difícil de manejar, mayor gasto de combustible a precios muy superiores a los de hace una década. De este modo, cabe considerar si realmente son rentables las operaciones de laboreo (a mayor o menor profundidad) seguidas de las de compactación para dejar el suelo listo para sembrar.

Almohaza-rastrillo Hatzenbichler para la paja

Utilizando la técnica de siembra directa, una vez empacada la paja y esparcido el sobrante con la ayuda de una almohaza o rastrillo para la paja (simple rastrillado sin actuación sobre el suelo), la siembra se hace sobre rastrojo sin necesidad ni de mover el suelo ni de compactarlo. Este proceso parece a todas luces más ventajoso que el anterior. Entonces, ¿por qué una gran mayoría de agricultores  siguen utilizando la técnica de la siembra convencional?

Hay varios factores que podrían explicarlo:

  • Las sembradoras de siembra directas son más caras que las de siembra convencional
  • Las sembradoras de siembra directa son mucho más pesadas que las de siembra convencional y requieren tractores de mayor potencia para anchos de trabajo iguales
  • Hay suelos muy difíciles que tardarían varias campañas en comenzar a dar resultados con el cambio de técnica.
  • Si toda la vida lo hemos hecho así, será por algo…

 

 

Sembradora directa con abonado 9 m

Sembradora directa mecánica 3m Sembradora directa 4 m neumática Sembradora neumática 6 m

 

 

 

 

 

 

 

En cualquier caso, parece que el agricultor cada vez se inclina más hacia el uso de esta nueva técnica y esto lo demuestran los números. A finales del siglo pasado eran pocas las marcas capaces de ofrecer este tipo de máquinas y su mercado muy restringido. 20 años después, cualquier marca de sembradoras dispone  de ambas líneas de máquinas y el mercado de máquinas de siembra directa ha crecido de manera vertiginosa. Esto se explica por la tendencia de los agricultores que manejan amplias extensiones de tierra hacia esta técnica que si no funciona mejor (ya hemos dicho que esto es otro tema con el que llenaríamos páginas y más páginas) ahorra tiempo y dinero de manera significativa en estos casos donde debido a la gran extensión de tierra, el diferencial de precio de la máquina es fácilmente amortizable con el ahorro en gasoil y horas de trabajo.

 

Comments are closed.